TRAS EL CIBERATAQUE AL MAYOR OLEODUCTO: Largas filas en el sudeste de EE.UU por la escasez de combustible

@DolarToday / May 13, 2021 @ 5:00 pm

TRAS EL CIBERATAQUE AL MAYOR OLEODUCTO: Largas filas en el sudeste de EE.UU por la escasez de combustible

La falta de gasolina se recrudeció en la región, ante el aumento de compras preventivas que provocaron una suba de precios. Colonial Pipeline, la red hackeada, volvió a funcionar pero advirtió que la cadena de suministro “tardará varios días en volver a la normalidad”

Infobae

La principal red de oleoductos de Estados Unidos comenzó a reactivar sus operaciones este miércoles tras estar cerrada cinco días por un ciberataque, anunció la empresa que los opera, mientras estaciones de servicio de la costa este se veían atiborradas de automovilistas que intentaban adquirir combustible.

Colonial Pipeline advirtió que pasarán “varios días” antes de que los suministros vuelvan a la normalidad.

Ante una escasez creciente, una docena de estados, desde Florida hasta Virginia, declararon el estado de emergencia, lo que aumentó la sensación de pánico entre los consumidores, que acudieron en masa a las estaciones de servicio con latas de combustible y otros recipientes.

“La percepción del público es que la escasez es grave y hay que llenar el tanque”, comentó Andy Lipow, presidente de la consultora Lipow Oil Associates. “Resulta que la demanda de gasolina es dos o tres veces mayor que lo habitual, lo cual agrava la situación”, añadió el analista.

El viernes, un ciberataque obligó a Colonial Pipeline a cerrar toda su red, lo que dificultó el suministro en los estados del este. Pero la compañía dijo el miércoles por la noche que había “reiniciado de las operaciones del gasoducto aproximadamente a las 17 hora del este” (21 GMT).

“Después de este reinicio, la cadena de suministro tardará varios días en volver a la normalidad”, dice al empresa en el comunicado. “Algunos mercados atendidos por Colonial Pipeline pueden experimentar, o seguir experimentando, interrupciones intermitentes del servicio durante el período de puesta en marcha”.

Sin embargo, la compañía se comprometió a suministrar “tanta gasolina, diésel y combustible para aviones como sea posible de manera segura y continuará haciéndolo hasta que los mercados vuelvan a la normalidad”.

Según el portal especializado GasBuddy, este miércoles se registraba escasez de combustible en estaciones de servicio de estados como Georgia, Alabama, Tennessee, Carolina del Norte, Carolina del Sur, Florida, Virginia, Maryland, Misisipi, Virginia Occidental, Kentucky e incluso el Distrito de Columbia, donde está Washington D.C.

Carolina del Norte, con un 68 % de las estaciones de servicio secas, así como Carolina del Sur, Georgia y Virginia, con un 42 %, sufrían el mayor impacto.

Los Gobiernos de Carolina del Norte, Florida, Georgia y Virginia declararon el estado de emergencia para atender el repunte en la demanda y levantar algunas medidas para facilitar el transporte de combustibles.

La situación es más apremiante en ciudades como Greenville (Carolina del Norte) y Spartanburg (Carolina del Sur), donde un 78 % de las estaciones ha dejado de operar, así como en Pensacola (Florida) y Charlotte (Carolina del Norte), que sufren ya el cierre de un 73 % y un 71 %, respectivamente, de los puntos de abastecimiento.

Colonial reveló en un comunicado el martes que ha entregado a través de transportistas unos 967.000 barriles de combustibles (unos 41 millones de galones) destinados a ciudades como Atlanta (Georgia), Belton y Spartanburg (Carolina del Sur), Charlotte y Greensboro (Carolina del Norte), Baltimore (Maryland), Woodbury y Linden (Nueva Jersey)

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, trató el miércoles temprano de tranquilizar a los estadounidenses, diciendo que funcionarios de su gobierno estuvieron “en contacto muy, muy cercano” con la compañía.

El Departamento de Transporte y la Agencia de Protección Ambiental (EPA) han flexibilizado las regulaciones sobre el transporte de combustible y renunciado temporalmente a las reglas de aire limpio en todos los estados afectados para tratar de aliviar la escasez.

Alivio para automovilistas

Colonial Pipeline opera el sistema de oleoductos más grande de Estados Unidos, que envía gasolina y combustible para aviones desde la costa del Golfo de Texas a la populosa costa este a través de 8.850 kilómetros de ductos que sirven a 50 millones de consumidores.

La restauración de los suministros será un alivio para los automovilistas que generaron una ola de compras que provocó que en miles de estaciones de servicio el combustible se agotara, según el sitio de seguimiento de precios de la gasolina GasBuddy.

El precio promedio del galón (3,78 litros) de combustible estaba cerca de los 3 dólares por primera vez desde noviembre de 2014, según la Asociación Estadounidense del Automóvil (AAA).

El secretario de Transporte, Pete Buttigieg, instó el miércoles a los consumidores a mantener la calma.

“Reconocemos la preocupación que existe y no hemos perdido tiempo para pasar a la acción”, dijo a periodistas en la Casa Blanca. “El acaparamiento no mejora las cosas”.

El FBI culpó al grupo DarkSide por el ciberataque del viernes. Los piratas informáticos bloquearon los sistemas informáticos de la empresa y exigieron una fuerte suma de dinero para liberarlos.

Pero según un informe publicado el miércoles en The Washington Post, Colonial Pipeline no tiene intención de pagar el rescate.

En cambio, está trabajando con una empresa de ciberseguridad para reconstruir sus sistemas o restaurarlos a partir de copias de seguridad, según el informe, que cita a personas cercanas al caso.

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*